viernes, 20 de mayo de 2016

primavera, a pesar de todo

foto: Henry Roy

Acumulo libros por leer, discos por escuchar, posts que escribir... Descontrolo el tiempo, que ajeno a todo, marcha sin respetar mi ritmo. De repente he descubierto que al árbol que vive frente a  nuestro balcón, le ha crecido una cabellera de frondosas hojas. Me gusta como la luz juega con ellas y se cuela en las paredes del comedor y sobre el mantel dibujando sombras oscilantes.

Por las mañanas, de camino al trabajo, sigo soñando con huir, pero el instinto ya no es tan fuerte; cosa de la costumbre y su fuerza domesticadora. Pero antes de meterme en la boca del metro, levanto la vista para observar, ni que sea fugazmente, la Sagrada Familia. Los turistas no lo saben, pero la mejor hora para admirarla es a las siete y media de la mañana; entonces, es cuando la luz la hace lucir más hermosa. Me pregunto si a base de verla cada día, no me percataré de como cambia y crece; como pasa con los niños cuando los ves a diario. Algún día alzaré la vista y simplemente estará terminada. Aunque no creo que vivamos tantos años en este barrio para que eso pase.

Y es que algunos cambios pueden ocurrir de repente, cuando menos te los esperas. Eso les ha pasado a una pareja de amigas nuestras: de la noche a la mañana han roto, y esa ruptura me ha afectado más de lo que esperaba. Una de ellas vino a dormir a casa, estaba desecha por el dolor y el desconcierto. Como la propagación de una onda concéntrica, esa ruptura ira reverberando en nuestro entorno de amigas, e inevitablemente, nada volverá a ser igual. Adiós a algunos planes de verano, y a otros más cercanos.
Mientras, la vida sigue, aunque ante el dolor de los demás la felicidad propia nos haga sentir algo culpables.

15 comentarios:

  1. Vaya, hago espejo al 100% con este post. Quiero veros. Extraño a la fotógrafa y a ti también. Ando con el guapo muy subido y también quiero la foto. Cuadremos el próximo sábado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotras también tenemos ganas de veros! Mantén el guapo subido hasta entonces! El próximo sábado no podemos pero sí el domingo ;)
      Muaks!!

      Eliminar
  2. Viví un mes en una habitación en una sexta planta con vistas a la Sagrada Familia, a solo dos calles y con el mar a lo lejos. Me acostumbré a sus campanadas y a sus melodías. Año y medio después regresé con la intención de disfrutar varios meses. Algunas noches me iba a caminar y a contemplar la Sagrada Familia desde diferentes perspectivas. Los planes se torcieron y tuve que irme antes de lo previsto. Lo último que hice fue esperar las campanadas de las siete de la tarde contemplando las vistas. Al terminar las campanadas cerré la ventana y me marché con el buen recuerdo. Ojalá lo disfruten mucho tiempo :). Bsos. Solo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la Sagrada Familia es mágica. Estuvimos a punto de coger un piso justo en una de las plazas que tiene delante, pero al final no pudo ser. Hace tiempo que quiero volver a entrar para visitarla por dentro.
      Gracias Solo!
      Besos :)

      Eliminar
  3. Espléndido como largas las letras al universo
    espléndido el
    haberte
    encontrado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! me alegra que te haya gustado :)

      Eliminar
  4. Un placer el haberte encontrado Y
    Leído

    ResponderEliminar
  5. Aquí l'únic que t'hauria de fer sentir culpable és la cançó que has posat... XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja que consti que era una espècie d'homenatge; Marina and The Diamonds és un dels grups preferits d'aquesta amiga que ha trencat amb la novia :p

      Eliminar
    2. Ok, avui estic generós i t'ho passo com a excusa... ;P

      Eliminar
  6. Entiendo lo que dices sobre la felicidad propia y sentir culpa cuando parejas cercanas a ti no corren con la misma suerte que tú; es una sensación extraña, pero con el tiempo las cosas caminan por su propia cuenta mejor de lo que creemos.

    Recuerda que, casi siempre, los cambios son buenos.

    Un abrazo, Hiro linda.
    Siempre un gusto pasar a leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me gusta creer, que los cambios son buenos y que el tiempo lo pone todo en su lugar :)

      Gracias por pasarte por aquí ;)
      Un abrazo grande siberiana!

      Eliminar
  7. Nadie nos enseñó a ser adultos, o tal vez si y es demasiado triste sucumbir a ello. ültimamente también se cruzan en mi camino ruptura que nunca hubiese querido y no sabes que tristeza por ellos.

    Que bonitas vistas de buena mañana, piensa que merece la pena, alzar la vista :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe haber una epidemia de rupturas, o es cosa de la primavera, pero a parte de estas amigas, hay más parejas de conocidos nuestros que también han roto. Y sí, es muy triste... La parte buena es que ha hecho que Id y yo reforcemos nuestra relación.

      Sí, tengo mucha suerte de poder admirar la Sagrada Familia cada mañana ^^
      Un beso!

      Eliminar