lunes, 29 de abril de 2013

persistencia


A ratos ruidosa como una multitud, a ratos silenciosa y fría como la muerte, la lluvia nos sigue acompañando desde hace cuatro días. Esta sucesión interminable de pequeñas agujas acuosas tiene el poder, por acumulación, de arruinar una fiesta. Pero esta vez no me ha importado. Hace años que la celebración de la ermita de mi pueblo ha dejado de emocionarme. Cuando era niña, ese día disfrutaba explorando la montaña con mis amigos. Ahora, ha pasado a ser un día más de comilona en familia pero en versión campestre. 
La lluvia en primavera no me disgusta tanto como en otoño; tal vez porque vamos de cara al verano y la considero una molestia necesaria para que llegue el buen tiempo. Además la lluvia me predispone al recogimiento y a la reflexión, y eso le ha venido bien a mi efervescente cabeza. También he aprovechado para leer; en mi mesa se acumulan los libros pendientes, y eso que estoy leyendo tres a la vez.

Por fin me he acostumbrado a mis gafas nuevas y ya me reconozco cuando me veo en los espejos. A mí madre, cosa que no me esperaba, le han gustado mucho. Dice que ahora luzco "más moderna". 
Ella y mi padre llegaron el viernes de su primer viaje del Imserso. Mi padre disfrutó de la experiencia, pero mi madre ya ha asegurado que éste ha sido su primer y último viaje, dice que no está para estos trotes. Como una gran nube negra, la negatividad de mi madre siempre está dispuesta a tapar el sol más radiante. Me exaspera su pesimismo. Creo que por eso -y por supervivencia- he desarollado un sentido del optimismo tan acusado. 
Por mi parte, le expliqué lo del concurso de relatos y que quedé finalista. La respuesta de mi madre: ninguna. Ese silencio, en su caso, es más positivo que negativo: mi madre es parca en halagos pero generosa en la crítica. Y aunque hace tiempo que he asumido que nunca podré satisfacerla, ni ser la hija que ella esperaba, una parte de mí -cada vez más menguante- sigue esperando que algún día se sienta orgullosa de mí.

10 comentarios:

  1. Mi madre siempre me apoya en prácticamente todo lo que hago, supongo que a no ser que vea que "peligro" de alguna forma o algo así. Pero nunca me pide leer lo que escribo, a pesar de que sabe que he ganado algún concurso o que me han publicado algún poema. Creo que sólo ha leído el poema que me publicaron en un recopilatorio y no sé si es porque piensa que así mantiene mi provacidad o porque no le interesa...

    Y respecto a lo de la negatividad... Qué bueno que tú hayas aprendido a contrarrestarla, a mí hay muchas veces que me puede. No sé, ella es una mujer luchadora y tiene un aguante y unos cojones tremendos, pero también es pesimista y no sé, resignada para algunas cosas y en ocasiones me arrastra con ella...

    Un abrazo fuerte y nunca pierdas la sonrisa.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que aunque aceptemos que nunca llegaremos a ser las hijas que ellas quisieron que fuéramos (en caso de que así sea), siempre intentamos, de un modo u otro, buscar su aprobación, aunque el desgaste sea cada día más agudo...

    Aquí tampoco para de llover, estamos envueltos en un tiempo huracanado que parece más invernal que primaveral, y con él, a mi me invade el pesimismo... ¡necesito sol! ¡ya! :)

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. A mi no me gusta la lluvia en ninguna estación del año. Apaga mucho mis ganas de hacer cosas. Sobre todo cuando es ese tipo de lluvia que ni con paraguas, capucha y todas las cosas que te puedas poner encima. Sin embargo, supongo que será cosa de no conformarse, también detesto cuando pasa mucho tiempo sin llover, y se carga el cielo y cuesta respirar.
    También tengo un montón de libros pendientes para leer, y eso que estos días he leído bastante. Y mi madre es opuesta a la tuya: desprende tal optimismo que me pone nerviosa. Puedes contarle que hace 0 grados, que llueve y que dan lluvias para mañana, y que te da mucha rabia porque tenías que ir a nosedonde al aire libre, y ella te contestará que tengas esperanza, que quizás haga 40 grados y un sol radiante (no, no exagero). Con mi padre tengo una sensación parecida a lo último que describes.

    ResponderEliminar
  4. Odio la pluja, odio la pluja, odio la pluja!!! Jo ara tinc un parell de llibres a mitges. Cóm mola lo del concurs de relats, no? Felicitats! A mi amb els meus pares em passa al contrari: que tot el que faig els sembla collonut i el millor del món, i el que fa la resta de la gent és mediocre al meu costat. I la veritat és que tampoc m'agrada massa aquesta desmesura, perquè acabes perdent el sentit de la realitat i la justícia. Ara, deu ser tan complicat ser pare/mare, que tampoc els culpo...

    ResponderEliminar
  5. Hiro, avui fa sol i un dia preciós!!!! Espero que el disfrutis o que l'hagis disfrutat!! sóc completament conscient que disfrutar està mal dit, i tot i així, l'utilitzo xD

    a mi em passa una mica com el sr. desordre. però estic segura que ta mare està molt orgullosa de tu. Lo dolent suposo és que algun dia t'ho dirà, però no és just ni bo per un mateix no fer sentir mai a l'altra persona aquest sentiment. Encara que sigui poc consol, pel món blogger començant per una servidora estem molt contents per tu i el concurs de relats!! :)

    Petonets i una abraçada!! avui estic esplèndida jaja. ahhh, quin bon dia que fa i què dolç és veure "la dècima" tant lluny jaja

    ResponderEliminar
  6. Butterflied:
    Tener una madre que te apoya siempre es una gran suerte. ¿Y por qué no le enseñas tú misma lo bien que escribes? estoy segura que le interesan tus escritos ;)
    Mi madre también es luchadora y tiene carácter, pero me entristece que no aprecie las cosas buenas que tiene en su vida. Ser optimista o pesimista es algo en parte genético y en parte adquirido. A mí hay días en que también me puede la negatividad, pero intento combatirla a base de pensamiento positivo.

    Besos con sonrisa :)


    Ío:
    Estoy de acuerdo contigo. Creo que es inevitable buscar esa aprobación, por muy maduras que nos consideremos. Si algún día soy madre espero ahorrarles ese sentimiento a mis hijos...

    Aquí hoy ha regresado el buen tiempo y parece más fácil ser feliz. ¿Qué tal por ahí? :D

    Besos con sol


    Cé:
    Ya somos dos anti-lluvia. Si viviera en Galicia creo que tendría una depresión anímica crónica. A mí sólo me gusta que llueva (o mejor dicho, el sonido de la lluvia) cuando estoy en la cama y no tengo que madrugar, o cuando hago el amor (sí, soy así de romántica, jaja). Ah! y en verano, esas tormentas de tarde, furiosas y breves que refrescan el ambiente.

    "Ars longa, vita brevis", no hay vida suficiente para leer la cantidad de libros que desaría, pero tener siempre algún libro esperándonos es un bonito estímulo, ¿verdad? :)
    Jaja tu madre es megahappy! XD

    Besos


    dEsoRdeN:
    Jo també l'odio!! abril aguas mil, per això avui, com ha començat el maig, ha fet un sol espetarregant. Per fi he pogut tornar a sortir al terrat a llegir, uee!
    Gràcies per les congratulations :)
    Vols que ens intercanviem els pares una temporada? ja veuràs com me'ls reclames aviat, jaja Això és perquè ets fill únic i no tens germans amb el quals et comparen. Tot i això, estic segura que tons pares tenen raó ;)

    Petons


    Anna K.
    Siii!!! quin goig poder estirar-me a la terrassa a llegir! i disfrutar/gaudir del solet. (Quan utilitzes el verb "gaudi" a tu no et ve al cap la Sagrada Família??).

    El sr. desodre i tu sou molt afortunats! :) és bo per l'autoestima tenir uns pares que t'estimulen amb missatges positius. Els meus d'això, no en saben gaire...¬¬ però ja he arribat a una edat en què no queda massa bé culpa de tot als pares.
    Gràcies!! el consol no és poc ;)

    Petons i una altra abraçada per a tu!! jo també estic generosa :)

    Pd: bye, bye décima! juas, juas! (si avui guanyem, cosa que veig impossible, explotaré d'emoció).

    ResponderEliminar
  7. Las lluvias son sueños con paraguas,
    las madres son agua

    ResponderEliminar
  8. Pedro Negro:
    Bonita metáfora!
    Gracias por comentar :)

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Hola Hiro, un poco tarde pero mi recuperación se complicó y me ha retenido en la cama,  hecha una &ierda,  hasta hoy que me encuentro mejor y con ilusión de salir a dar un paseo. 

    Desde que leí lo de tu premio como finalista te diré que estoy deseando leer tu relato. Ya me gustaría que pincharas el enlace de la publicación para acceder a su lectura, no sé, ó colgarlo en el blog pero no nos prives de leerla.

    No comprendo la falta de ilusión y alegría por el triunfo de los hijos, quizás le cueste exteriorizar sus sentimientos y mas adelante comparta su orgullo de madre contigo pero no dejes que te afecte demasiado. En ese aspecto reconozco que funciono un poco exagerada pero creo que realista. En casa nunca faltarán los ánimos y el reconocimiento para el trabajo y/o las aficiones. No sé si será porque estoy rodeada de hiperactividad (diagnosticada) pero hay que valorar, y mucho, el esfuerzo que hay que hacer para conseguir destacar con un trabajo bien hecho. Hablo del esfuerzo pero que no se nos olvide hablar del talento, del sentimiento sin ellos no se alcanzan
    los premios, grandes o pequeños, públicos o personales. En tu caso el mejor premio hubiera sido que tu madre te hubiera aupado de alegría y que pasara el relato a los de casa para que lo leyeran. Pero algún día lo hará y tú, mientras tanto, a lo tuyo; entre otras cosas porque le tienes a Idgie para compartir esa alegría.

    Una "aupada" de felicidad por ser finalista, B52s.

    ResponderEliminar
  10. B52s:
    Pues vaya catarrazo cogiste! Me alegra que ya estés recuperada! :D

    Me gustaría compartir el relato con vosotr@s, pero ¿sabes lo gracioso del asunto? envié dos relatos, uno en catalán y otro en castellano, y no sé cuál de los dos es el finalista... Yo sospecho que el segundo, en cuyo caso te diré que es una adaptación de un post de mi blog anterior que gustó mucho ("En la ciudad tranquila") ¿lo recuerdas?
    Cuando los organizadores del premio publiquen los relatos ganadores y finalistas saldré de dudas y entonces, lo colgaré en el blog.

    ¡Gracias por auparme con ese comentario tan bonito! Me has hecho sonreír de oreja a oreja :D

    Molts petons! y cuídate!

    ResponderEliminar