jueves, 25 de abril de 2013

anécdotas que amargan un día



Si tuviera que hacer un símil meteorológico de como fue la Diada de Sant Jordi, diría que empezó como un espléndido día de primavera cargado de promesas que se trucó por una inesperada y maldita tormenta de media tarde. Pero vayamos por partes.

El lunes acompañé a Idgie a recoger su premio. Fue en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona después del Pregó de la Lectura, que este año corrió a cargo del escritor Albert Sánchez Piñol. Fue estraño y excitante encontrarnos en un acto como ese, rodeados de gente de la cultura y la política y en un lugar tan bonito como el Saló de Cent. Idgie -por una vez- fue la que tuvo que posar para las cámaras y le regalaron un ejemplar de Victus firmado por el autor.
No es que fuera un gran premio pero me hizo ilusión que Idgie ganara.

Al día siguiente nos lanzamos a las calles llenas de alegría y cámaras de fotos. El día de Sant Jordi es uno de mis preferidos del año y una de las fiesta que más me enorgullecen como catalana. Además es nuestro día particular de los enamorados, y Barcelona está tan guapa llena de flores, libros y gente paseando... Bajamos por las Ramblas, que moteadas por los rayos de sol que se filtraban por el follaje, parecían vestidas de lunares. Giramos por Portaferrissa, pasamos por la Plaça de la Catedral y nos detuvimos en la plaça de Sant Jaume. Allí Id me pidió que esperara mientras ella desaparecía durante unos minutos. Cuando regresó traía una rosa y un libro. Me regaló ¿Eres mi madre? la nueva novela gráfica de Alison Blechdel y yo este libro de fotografía de Vivian Maier.
Cogidas de la mano, seguimos paseando por el centro y disfrutando del buen tiempo y de la ciudad.

Después de comer teníamos que marcharnos de Barcelona. Esa tarde, quien debía acudir a una entrega de premios era yo. El viernes anterior me habían llamado para comunicarme que había quedado finalista en un premio de relatos breves que organizaba el periódico de la ciudad de Id. 
Pero en el metro, cuando íbamos de camino a coger el tren, llegó "la tormenta". Mientras pasábamos las barras de salida del metro, Idgie notó un ligero tirón y cuando se dio cuenta le habían robado el móvil. Fuimos tras la mujer con pinta chunga -como diría Manray- que Id tenía detrás en el momento del hurto, pero ésta nos aseguró que no había robado nada mientras no paraba de enseñarnos un bolso vacío (su cara chunga decía todo lo contrario). Id dice que le pareció ver como pasaba el teléfono a un hombre que salía del metro, con quien debía estar compinchada. Se lo explicamos a unos policías que nos encontramos inmediatamente por la calle. Nos dijeron que no podían hacer nada, pero que pusiéramos una denuncia.
Me entristecí mucho por Idgie, sé que es que te roben y el sentimiento de rabia, impotencia y desprotección que te queda. Con todo, perdimos varios trenes y llegamos justas y estresadas a la entrega de premios.
La anécdota del robatorio eclipsó un día que había sido estupendo.

No, finalmente no gané el premio pero quedé finalista entre más de 500 relatos y próximamente publicarán mi escrito en un número especial del diario (quien no se consuela es porque no quiere, verdad?).

Y vosotr@s, ¿cómo pasasteis el día de Sant Jordi? 

9 comentarios:

  1. Mal que le hayan robado el móvil a Idgie. Repito mi enhorabuena a Idgie por el premio, aunque no sea un gran premio imagino que hace ilusión además de ser merecido (sí, porque yo creo que se lo merece, mis razones tengo ;)!). Y también mi enhorabuena a Hiro por quedar finalista (ya me gustaría leer el relato :)). Por cierto, ¿una fotógrafa y una escritora? ¿Curioso? Creo que "pintan" bien ;). Un abrazo. Solo

    ResponderEliminar
  2. pues vaya mala pata para un día tan perfecto :(

    ¡Enhorabuena por los premios, que siempre agradan mucho!

    Besis

    ResponderEliminar
  3. Yo debería haber pasado Sant Jordi en Barcelona y al final no pudo ser. Me da mucha curiosidad ese día, porque nunca lo he pasado en una ciudad en la que se hiciera nada especial. Eso sí, un año regalé una rosa, porque me parece bonito - y eso que detesto casi todas las celebraciones del estilo-.
    Lo del relato, pese a no haberlo ganado, está muy bien. Y el robo del móvil... pf. Hace mucho tiempo que no me roban - toco madera - pero me pasó algo parecido una vez con una cámara de fotos, y me dio muchísima rabia. La cara de una chica me decía que la había cogido ella, pero ella decía que no, no pude demostrarlo y me quedé sin cámara. Otra vez, en el metro también, me quitaron el Ipod pero para cuando me di cuenta el "ladrón" ya no estaba en el vagón.

    ResponderEliminar
  4. Una lástima que el tema del robo enturbiase un día tan redondo.
    Espero que con el tiempo pase a ser algo anecdótico y os quedeis con el buen sabor de boca de todo lo demás que no fue poco. Felicidades a los dos por los méritos conseguidos!!!

    Molts petons!!

    PD: Et deixo enllaços d'altres comapanyies per si li pot encaixar a la Idge. Sort!
    https://tiendamoviles.amena.com/terminal/list
    https://tienda.yoigo.com/selforder/?gclid=CLXkuYGL6bYCFZQZtAodoAgASg

    ResponderEliminar
  5. Solo:
    Pobre Idgie... todavía siente rabia y pena cuando piensa en su móbil.
    ¡Gracias por la enhorabuena de parte de las dos! ;)
    Id es fotógrafa, pero a mí todavía me falta mucho para ser escritora... por eso siempre digo que somos una versión modesta y de andar por casa del tándem Leibovitz/Sontag.

    Besos :)


    Ío:
    Espero que de aquí unos años lo recordemos como algo anecdótico, como cuando me robaron el bolso hace tres años.
    ¡Gracias por las felicitaciones! :)
    Besitos :)


    Cé:
    El año que viene tienes que venir! te vas a enamorar de ese día y de lo bonita que está la ciudad! es inevitable no regalar o comprar una rosa porque invaden la ciudad, igual que los libros :) Por eso no me gusta celebrar algo tan cursi como San Valentín, cuando ya tenemos una fiesta tan chula como ésta.
    A mí sólo me han robado una vez, pero valió por tres. En el bolso llevaba la cámara (con fotos de mi sobrina recién nacida que jamás podré recuperar), mi iPod (que era una de mis posesiones más queridas) y mi bolso favorito de todos los tiempos. El cabreo, la rabia y la pena que sentí, me duraron semanas.

    Espero que puedas venir el próximo Sant Jordi! :)


    M:
    El paso del tiempo borra los malos recuerdos y la memoria se queda con los buenos. Esperemos que así sea, con este día, dentro de unos años. Como le dije a Id: "por lo menos no te han robado la cámara de fotos".
    ¡Gracias por las felicitaciones!

    Petonets!!

    pd: gràcies pels enllaços guapa! :D

    ResponderEliminar
  6. Collons, quina prella de bohèmies triomfadores esteu fetes, no? ;D Felicitats a les dues! I lo del robatori, quina putada!! La gentussa així em desperta la vena més dEsoRdenadament visceral i violenta... gggrrrrr!! (Sant Jordi és el dia més bonic de l'any!!)

    ResponderEliminar
  7. dEsoRdeN:
    jaja gràcies!:D
    Sóc bastant pacífica però aquesta xusma també em desperta els instints més violents!

    Sant Jordi és el dia perfecte: primavera, bon temps, llibres, flors, amor... :D

    ResponderEliminar
  8. Ehnorabuena por haber quedado finalista.

    San Jorge es una fiesta que también me gusta mucho, sobre todo por ver el espectáculo de la quema del dragón y en especial por los fuegos artifciales de los cuales me puse las botas haciendo fotos.

    El dragón como todos los años es una caquita pero el espectáculo en sí no está mal.

    En cuanto a lo del robo desde luego que es una faena. A mi me robaron una vez las gafas de ver y tengo que decir que me hicieron un favor porque las tenía torzidas y tenía que cambiarlas ya. Aún así el disgusto te lo llevas.

    ResponderEliminar
  9. pixel:
    Muchas gracias! :)

    Pues te encantarían los "correfocs"! son una pasada (http://es.wikipedia.org/wiki/Correfoc).

    Mi novia perdió las gafas de vista y fue una faena, porque las suyas eran nuevas (no tenían ni 2 meses). Pero el sentimiento de rabia e impotencia que te queda cuando te roban es horroroso.

    ResponderEliminar