viernes, 14 de julio de 2017

Lugares mágicos que no quieres abandonar

Ayer por la noche tuve una epifanía, uno de esos momentos en que me dije "esto es el verano". Comer una hamburguesa deliciosa bajo la luz de las estrellas en el jardín de mi antigua universidad, después de un concierto caluroso de Les Sueques.
No quiero que el verano termine sin darme cuenta, sin disfrutarlo; es una de las cosas que más rabia me daría que pasaran.

Esta semana he tenido tres días libres que no sé si he aprovechado como hubiera debido, pero estoy harta de sentirme culpable por esas cosas.


He terminado de releer Tomates verdes fritos. Es la próxima lectura de la bollotertulia a la que acudo cada mes. Hacía días que arrastraba las veinte últimas páginas de la novela, pero es que me daba una pena infinita terminarla. No quería abandonar Whistle Stop, con sus historias y personajes entrañables y mágicos. 
La otra noche Id preparó tomates verdes fritos con salsa de leche al estilo Sipsey, y volvimos  a ver la película.


No conseguimos decidir que era mejor: el libro o la adaptación cinematográfica. Cada una tiene su parte buena y mala. Ojalá se hubieran atrevido a mostrar la historia de amor entre Idgie y Ruth, en lugar de silenciarla y disfrazarla de amistad hetero. Para mí, es lo más imperdonable del film. Pocos referentes lésbicos que tenemos y nos los roban.



A parte de eso, la riqueza de matices y lecturas de ambas obras es apasionante, y quien las tome por obras "menores" o historias "de mujeres" se equivoca mucho. 
No estaría mal que alguna productora estilo Netflix se atreviera a hacer una serie sobre el libro.

Hablando de referentes y empoderamiento, el miércoles repetimos sesión de cine con Wonder Woman. Esta vez nos acompañó Nosu, que también flipó con la película. 
Salimos de la sala eufóricas, en estado de trance épico y  amazónico. Deseando vivir en Temiscira, esa isla llena de mujeres impresionantes como Antiope (Robin Wright), para mí lo mejor de la película junto a Gal Gadot. (Memorable la batalla en la playa!)
¡No os podéis imaginar cómo me hubiera gustado ver una película así cuando era pequeña...! Cuando todo el cine de aventuras y super heroes estaba capitalizado solo por hombres.




Últimamente le estoy dando vueltas a todo, planteándome muchas cosas, como mi futuro inmediato, qué es lo que quiero hacer con mi vida, dónde quiero vivir, etc.  Por suerte, entre tanta incertidumbre, incluso en eso, Id está en sintonía conmigo.

(El nuevo álbum de The Drums me acompaña estos días).

6 comentarios:

  1. Què tal Les Sueques? Et pots creure que, si no m'equivoco, no he vist mai la peli de Tomàquets Verds Fregits?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genials, com sempre ;) però la xafogor era insuportable! A elles sí que els va "suar la carn" XD (vull una samarreta de Les Sueques ja!)

      Doncs ja tardes!!! si ho fas, potser algun dia et convidarem a menjar tomaquests verds fregits "com els que feien al cafè" ;P

      Eliminar
  2. ¡Hola Hiro!

    Cuando tenía 12 años, vi en la tele "Tomates verdes fritos" y flipé. Se convirtió inmediatamente en la película de mi vida. Un año después leí el libro y, bueno, no tengo palabras para describir lo que sentí... Desbordamiento completo. Me pareció mucho mejor que la película, por el gran defecto de esta, que tan bien has señalado en tu entrada. Aún así, la peli no desmerece nada; está muy bien construida y, bueno, la banda sonora es impresionantes. Cada vez que escucho las primeras notas de la misma, mi corazón da un vuelco.

    ¡Qué punto los tomates que ha hecho Id! Seguro que estaban de muerte. Por cierto, me parece maravilloso que podáis estar en sintonía incluso en los momentos de incertidumbre. ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera vez que vi la peli (era una adolescente) también flipé. Y cuando leí el libro, y descubrí que mis sospechas sobre la relación entre Idgie y Ruth eran ciertas, todavía me gustó más.
      Hay cosas que me gustán más como están explicadas en la película y otras, que ganan en densidad y complejidad en la novela. Justamente en la bollotertulia hablamos de ello.

      Los tomates verdes de Id están riquísimos! trajo unos cuantos a la tertulia y triunfó! a todas las chicas les entusiasmaron. Dice Id que no descarta la idea de abrir un café como el de Whistle Stop y ofrecer tomates en el menú jajaja

      Sí, tengo mucha suerte de tener a Id en mi vida (y en mi cocina ;D)

      Besos!! :)

      Eliminar
  3. ¡Qué increíble que también te guste la historia de "Tomates verdes fritos"!
    Es una de mis películas favoritas y supongo que el libro debe ser una joya.
    La historia del sur de los EEUU siempre me ha parecido fascinante, al igual que dolorosa por el tema del racismo que pareciera nunca acabará. El amor disfrazado de amistad de las protagonistas (disfrazado en la película, claro) es bellísimo.


    Abrazo enorme, querida Hiro.

    Posdata: Buenísima canción de los Drums :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gusta la película disfrutarás mucho leyendo el libro :) Hay más personajes y tramas; a medida que lo vas leyendo, te vas encariñando con ellos hasta el punto que no quieres abandonar el libro.
      Y al final, hay una lista de recetas de platos sureños, entre ellos la de los tomates verdes fritos :))

      Una abrazo enorme Siberiana! ;)

      Pd: el resto de disco está muy bien

      Eliminar